Paste your Google Webmaster Tools verification code here

¿Una silla invisible? Exoesqueleto podría mejorar la salud de muchos trabajadores

(CNN) – Es como una silla que no está allí, pero aparece por arte de magia cuando la necesitas. Se llama Chairless Chair (Silla sin 140811133959-chairless-chair-6-horizontal-gallerysilla) y la llevas en tus piernas como un exoesqueleto: cuando no está activada, puedes caminar de forma normal o incluso correr. Y luego, con el toque de un botón, se posiciona y puedes sentarte en ella. Es como una silla que aparece de repente.

“La idea surgió de querer sentarse en cualquier sitio y en cualquier momento, y de haber trabajado en una fábrica de embalaje en el Reino Unido cuando tenía 17 años”, dice Keith Gunura, de 29 años, presidente y co-fundador de noonee, la nueva empresa con sede en Zurich responsable del dispositivo. “Permanecer de pie durante horas causa mucho malestar a los miembros inferiores, pero la mayoría de los trabajadores reciben muy pocos descansos y rara vez les proporcionan sillas, ya que ocupan demasiado espacio. Así que pensé que la mejor idea era unir una silla discreta directamente a mi cuerpo.”

El aparato nunca toca el suelo, lo que hace que llevarlo puesto sea más fácil: un cinturón lo asegura a las caderas y tiene correas que se sujetan alrededor de los muslos. Un amortiguador variable engancha y soporta el peso del cuerpo, que se dirige hacia los talones de los zapatos. Estos están especialmente diseñados y son parte del mecanismo, pero una versión alterna funciona con cualquier calzado y toca el suelo solamente cuando están en una posición estacionaria. El usuario solo se coloca en la posición deseada y luego enciende el aparato, que actualmente funciona durante casi 24 horas con una sola batería de 6V.

“Además de descansar los músculos de tus piernas, también ayuda a proporcionar una postura óptima”, añade Bryan Anastisiades, director de tecnología y co-fundador de Noonee. “Mantiene recta tu espalda y puede reducir las malas posturas, tanto para los trabajadores sanos como para quienes se están recuperando de lesiones musculares”.

Sammy Margo, un fisioterapeuta profesional, dijo a CNN: “Como fisioterapeutas animamos a las personas a que se muevan durante el día. Este dispositivo parece ser una buena opción debido a que permite que el usuario se mueva y se siente de manera intermitente. No aconsejaría su uso para sentarse durante largos periodos de tiempo; sin embargo, es conveniente para las personas que necesitan variar sus actividades”.

La “Silla sin silla” está atrayendo interés y los ensayos en la línea de producción están programados para iniciar en Alemania, con BMW en septiembre y con Audi posteriormente este año.

Si bien sentarse todo el día es tan perjudicial para la salud que acorta la esperanza de vida, permanecer de pie mientras trabajas también es una fuente de problemas. La tensión física, los movimientos repetitivos y la mala postura pueden llevar a condiciones llamadas trastornos músculo-esqueléticos (TME), que ahora son una de las principales causas de días de trabajo perdidos por lesión o enfermedad. En 2011, los TME representaron el 33 por ciento de todas las lesiones y enfermedades del trabajador en los EE.UU. con más de 378.000 casos, según datos del Departamento de Trabajo de Estados Unidos. En Europa, más de 40 millones de trabajadores se ven afectados por los TME atribuibles a su trabajo, según un estudio titulado Fit For Work Europe, que se llevó a cabo en 23 países europeos.

La “Silla sin silla” representa un enfoque innovador en torno a este problema, el cual actualmente solo se aborda a través de la ergonomía del lugar de trabajo. Aunque único, comparte algunas similitudes con el Swiss Milking Stool, un monopie utilizado por los agricultores para ordeñar vacas, que data de principios del siglo XIX. Tenía correas que lo sujetaban al usuario y utilizarlo requería de un poco de práctica debido a su única fuente de apoyo. Desapareció cuando surgió la sala de ordeño.

Un marco de aluminio y fibra de carbono mantiene el peso total de la “Silla sin silla” en apenas dos kilogramos, por lo que no carga al usuario con un exceso de peso y solo perjudica el movimiento de manera marginal. Y en el futuro, podría estar equipada con motores inteligentes capaces de inferir la intención del usuario y ofrecer la postura ideal sin siquiera la necesidad de presionar un botón.

Esto podría abrir la posibilidad a otras aplicaciones en la vida diaria, dice Gunura: “Imagina si tuvieras unas de estas mientras viajas en un tren lleno de gente: haría un viaje mucho más confortable. Pero también estamos pensando en las personas detrás del mostrador en las ventas al por menor, en los agricultores que cosechan fruta e incluso, en los cirujanos en el quirófano. Una silla sería poco práctica, pero la “Silla sin silla” encajaría muy bien”.


También te podría gustar...