Paste your Google Webmaster Tools verification code here

Sonografia Auxiliar

La Ecografía Mamaria consiste en el uso de ondas ultrasónicas para el estudio de los territorios ganglionares axilares, a veces incluyendo otros. Por lo tanto, no utiliza radiaciones ionizantes.

Se puede utilizar en varias situaciones, principalmente:

  • Pacientes sin patología previa conocida, con síntomas axilares diversos.
  •  Pacientes con lesiones mamarias malignas, para evaluar posible afectación ganglionar maligna

En las pacientes diagnosticadas de cáncer de mama, es muy importante valorar el estado de la axila. En los casos en los que la palpación y la ecografía resulten “negativas”, la paciente (a criterio del Cirujano o Ginecólogo), puede ser candidata a una técnica denominada Biopsia Selectiva del Ganglio Centinela, o Técnica del Ganglio Centinela

Por el contrario, la presencia de algún ganglio de aspecto patológico, obliga a realizar una punción o biopsia eco guiada, para descartar que existan células cancerosas. En caso “positivo”, la paciente no resulta candidata a la Técnica del Ganglio Centinela, y deberá realizarse (a juicio del Cirujano o Ginecólogo) una Linfadenectomía (extirpación amplia de los ganglios linfáticos de la axila).

Durante la Ecografía Axilar, la paciente permanece acostada en decúbito supino (“boca arriba”), a veces con el lado a explorar ligeramente levantado. Para que las ondas ultrasónicas y el transductor (parte del equipo que contacta con la piel) a emplear funcionen correctamente, ha de aplicarse un gel sobre la piel.

La duración del procedimiento es variable, según el caso, aunque habitualmente no suele superar los 15 minutos. Si se requiere Punción, habrá que añadir otros 15-20 minutos.

La Ecografía Axilar carece de efectos secundarios o indeseables.

PREPARACIÓN

No es necesario guardar ayuno.


También te podría gustar...