Paste your Google Webmaster Tools verification code here

Sonografía abdominal

Una ecografía abdominal es un procedimiento imagenológico utilizado para examinar los órganos internos del abdomen, incluyendo el hígado, la vesícula biliar, el bazo, el páncreas y los riñones. Los vasos sanguíneos que van a algunos de estos órganos también se pueden evaluar empleando el ultrasonido.

Forma en que se realiza el examen

El ecógrafo crea imágenes que permiten examinar diversos órganos en el cuerpo. La máquina emite ondas sonoras de alta frecuencia, las cuales se reflejan en las estructuras corporales para crear una imagen. Una computadora recibe estas ondas reflejadas y las utiliza para crear dicha imagen. A diferencia de los rayos X, con este examen no se presenta exposición a la radiación ionizante.

Usted permanecerá acostado para el procedimiento y se le aplica un gel conductor transparente a base de agua en la piel sobre el abdomen. Esto ayuda a la transmisión de las ondas sonoras. Luego, se pasa una sonda manual llamada transductor sobre el abdomen.

A usted se le puede pedir que adopte diferentes posiciones para que el médico pueda examinar diferentes áreas. También se le puede solicitar que contenga la respiración por períodos cortos de tiempo durante el examen.

Por lo general, este procedimiento lleva menos de 30 minutos.

 

Preparación para el examen.

La preparación para este procedimiento depende de la naturaleza del problema y de su edad. A los pacientes normalmente se les pide no comer ni beber nada durante varias horas antes del examen. El médico le dará las recomendaciones con relación a la preparación específica.

Lo que se siente durante el examen.

  • Se presenta una pequeña molestia, debido a que el gel conductor se puede sentir un poco frío y húmedo.
  • Razones por las que se realiza el examen
  • El médico puede ordenar este examen para:
  • Determinar la causa de un dolor abdominal.
  • Determinar la causa de infecciones renales.
  • Diagnosticar una hernia.
  • Diagnosticar y monitorear tumores y cánceres.
  • Diagnosticar o tratar ascitis.
  • Conocer la razón de la hinchazón de un órgano abdominal.
  • Buscar daño después de una lesión.
  • Buscar cálculos en la vesícula o el riñón.
  • Buscar la causa de exámenes de sangre anormales, como pruebas de la función hepática o pruebas renales.

También te podría gustar...