Paste your Google Webmaster Tools verification code here

Remedios caseros para subir las defensas

 

  • El sistema inmunológico


    El sistema inmunológico se compone de células, proteínas, tejidos y órganos, y nos protege frente a la amenaza de agentes externos que dañan nuestra salud. Cuando nuestras defensas están altas esta función se realiza correctamente. Sin embargo, nuestro cuerpo no es perfecto y puede fallar en algunas ocasiones. Es entonces cuando somos más vulnerables a los daños de virus y bacterias, las cuales penetran en el organismos dando pie a la aparición de distintas afecciones, como una gripe o resfriado.

    Las células más conocidas pertenecientes al sistema inmune son los glóbulos blancos o leucocitos. Estas células defensivas se almacenan en diferentes partes de nuestro organismo, teniendo una mayor presencia en la médula ósea, el bazo y el timo. Cuando algún agente externo penetra en el organismo, los glóbulos blancos son segregados a través de los ganglios linfáticos. Existen dos tipo de glóbulos blancos o leucocitos:

    • Fagocitos. Células que circulan por la sangre y captan microorganismos y otros restos orgánicos.
    • Linfocitos. Células que componen el 30% del total en la sangre periférica. Son los principales encargados de la inmunidad, por lo que tienen memoria. Recuerdan los invasores previos que ya han invadido nuestro cuerpo, facilitando la tarea de destruirlos.

    En el caso de tener las defensas bajas, estas acciones no se ejecutan con normalidad. Es por esto que podemos tratar de subir las defensas mediante algunos remedios caseros.

    El sistema inmunológico
  • Una buena dieta para subir las defensas


    Nuestra dieta define, en gran parte, el estado de nuestro cuerpo. Si bien es cierto que hay otros factores que influyen como la actividad física, no hay duda de que una correcta alimentación es básica para ayudar a subir las defensas y gozar de un buen sistema inmune. Toma nota:

    Alimentos ricos en antioxidantes

    Este grupo de alimentos se compone de vitaminas, minerales y otros nutrientes capaces de hacer frente a los radicales libres. Estos grupos de átomos son perjudiciales cuando se acumulan en grandes cantidades. Por este motivo es importante incorporar alimentos antioxidantes en la dieta: vitamina C y E, beta-caroteno, y selenio.

    Alimentos ricos en carbohidratos

    Son los alimentos que forman parte de la pirámide alimenticia, imprescindibles para proporcionar a nuestro cuerpo energía y sentirnos vitales. Asimismo, también contribuyen en la creación de los glóbulos rojos, que como hemos explicado anteriormente, son fundamentales para subir las defensas. Estos alimentos son panes y cereales, arroz integral, pasta y legumbres.

    Alimentos ricos en grasas insaturadas

    No deben confundirse con aquellos ricos en grasas saturadas. Incorporar productos con grasas saludables, es decir, insaturadas, proporciona ácidos monoinsaturados y poliinsaturados. Estos tienen efectos positivos cuando se consumen moderadamente, y también reducen los niveles de colesterol malo. Algunos de los productos que podemos incorporar en la dieta para subir las defensas mejorando el sistema inmune son el salmón, aguacate, nueces y pollo.

    Alimentos ricos en proteína

    Las proteínas son nutrientes vitales para que el sistema inmunológico goce de salud. Estos nutrientes se deben renovar periódicamente, por lo que un déficit de vitamina podría empeorar el estado de nuestras defensas. Además, la proteína es el componente más importante de los glóbulos blancos. Podemos encontrarla en carnes, pescados, aves, lácteos y huevo.

    Una buena dieta para subir las defensas
  • Dormir las horas adecuadas


    La falta de sueño debilita el sistema inmune y reduce el número de defensas. Cuando no tenemos un sueño reparador o no dormimos las horas suficientes el recuento de glóbulos blancos experimentan una pérdida en su ritmo. Durante el sueño tienen lugar una serie de procesos y cambios en nuestro cuerpo que aseguran que nuestro cuerpo funcione correctamente durante el día. Dormir poco afecta al sistema inmunológico, por lo que uno de los remedios caseros para subir las defensas más sencillo es dormir las horas necesarias.

    Dormir las horas adeclzs
  • Realiza ejercicio físico


    La alimentación y dormir bien son dos de los remedios para subir las defensas y fortalecer el sistema inmune más importantes. Sin embargo, ejercitar nuestro cuerpo físicamente es otra de las condiciones para gozar de unas buenas defensas. No es necesario llevar a cabo ejercicios agotadores, sino más bien hacer unos 30 minutos de ejercicio moderado diariamente. El deporte aumenta las defensas del organismo y estimula la movilidad de los glóbulos blancos. Además, tiene muchos otros beneficios para nuestro cuerpo: aumenta la producción de endorfinas, eliminamos toxinas y cuidamos las articulaciones, huesos y músculos.

    Realiza ejercicio físico
  • Propóleo para aumentar las defensas


    Este producto podría incluirse en el apartado anterior en el que se hablaba de la alimentación. Sin embargo, los beneficios del propóleo pueden ser utilizados específicamente como remedio casero para subir las defensas. Esta sustancia producida por las abejas tiene multitud de propiedades: antiinflamatorias, antivíricas, antibacterianas, cicatrizantes, analgésicas e inmunoestimulantes. Sus componentes aumentan las defensas de nuestro organismo y fortalecen el sistema inmunológico. El propóleo puede emplearse como acompañamiento de comidas y con tan solo unas cucharadas conseguiremos subir las defensas. Incluirlo en nuestra dieta nos protegerá frente infecciones y otros problemas.

Fuente: http://salud.uncomo.com/

 


También te podría gustar...