Paste your Google Webmaster Tools verification code here

Nuevo método de imagenología facilita extracción de vesícula biliar

images (31)La colonografía de fluorescencia en el cercano infrarrojo en tiempo real (NIRFC) puede ayudar a obtener imágenes de los conductos biliares durante las cirugías de extirpación de la vesícula biliar, según un nuevo estudio.
Investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA; EUA) realizaron un estudio prospectivo, con la participación de 37 pacientes, a quienes les practicaron operaciones laparoscópicas biliares y hepáticas y que les administraron, por vía intravenosa, verde de indocianina (ICG) para la NIRFC. A los pacientes les administraron el colorante a diferentes dosis y tiempos, que iban desde 10 a 180 minutos, desde la inyección del ICG hasta la visualización. Las estructuras de la vena porta hepática y biliar fueron examinadas, a continuación, usando un sistema laparoscópico, dedicado, equipado para detectar la NIRFC, y analizados cuantitativamente utilizando un sistema de puntuación.
Los resultados mostraron que la visualización de la vía biliar extrahepática mejoró con las dosis crecientes de ICG, y también fue significativamente mejor con un aumento del tiempo después de la administración de ICG; las medidas cuantitativas también mejoraron tanto con la dosis como con el tiempo. Los resultados sugieren que una dosis de 0,25 mg/kg administrada por lo menos 45 minutos antes de la visualización, es óptima para la identificación anatómica intraoperatoria de la anatomía biliar extrahepática. El estudio fue publicado el 10 de marzo, 2016, en la revista Surgical Innovations.
“Las lesiones de los conductos biliares, que llevan la bilis desde el hígado hasta el intestino, son raras; pero cuando ocurren, los resultados pueden ser muy graves y provocar consecuencias para toda la vida”, dijo el autor principal, Ali Zarrinpar, MD, PhD. “La extirpación de la vesícula biliar es uno de los casos más controversiales en cirugía general a causa de estas lesiones. Cualquier técnica que puede reducir la tasa de lesiones de las vías biliares y aumentar la seguridad de la operación es buena para los pacientes y para los cirujanos”.
El acceso a la vesícula biliar y al hígado, y su visualización, pueden ser difíciles cuando las áreas alrededor de estos órganos están inflamadas o rodeadas de grasa. Cuando se usan técnicas de formación de imágenes convencionales, en las que los conductos biliares no están claramente definidos, pueden producirse lesiones en los conductos. Pero cuando se absorbe el ICG por el hígado y se excreta en la bilis, los dispositivos laparoscópicos pueden detectar la fluorescencia en los conductos biliares y superponer la imagen sobre una imagen de luz blanca convencional. La imagen aumentada mejora la visualización de los cirujanos, por lo que es más fácil para ellos identificar la anatomía del conducto biliar apropiado.

También te podría gustar...