Paste your Google Webmaster Tools verification code here

Gammagrafía Vesical

Qué es una gammagrafía vesical o cistografía nuclear?
Es un examen que se hace para determinar si existe reflujo desde la vejiga hacia los uréteres, lo cual se
conoce como reflujo vesicoureteral.
El uréter es el tubo que conecta el riñón con la vejiga.
Reflujo significa que la orina, que ya está en la vejiga, se devuelve nuevamente al uréter y,
posiblemente, al riñón.
Si no se trata, puede producir daño en los riñones.
¿Cómo se toman las imágenes de una gammagrafía vesical?
El técnico de medicina nuclear (una persona entrenada para tomar estas imágenes especiales) los llevará
a usted y a su niño a la sala de examen.
Su niño debe ponerse una de las batas del hospital.
Su niño se acostará en una mesa especial, con un cinturón de seguridad a nivel de las caderas. La
cámara de medicina nuclear está por debajo de la mesa y se acerca al niño, pero no lo toca.
El técnico limpiará el área genital del niño (sus partes privadas) con un jabón desinfectante especial.
Por la uretra se inserta una sonda (tubo plástico delgado y suave) hasta la vejiga. Esto puede
producir una sensación de presión o de necesidad de orinar, pero si el niño respira hondo, se relaja y
permanece quieto, se va a sentir mucho más cómodo. Una vez que el tubo esté en la vejiga,
probablemente el niño ya no lo va a sentir, ni tampoco cuando lo estén retirando.
El técnico le conectará al catéter una bolsa con solución salina (agua estéril con sal). Esta contiene
una pequeña cantidad de un isotopo radioactivo (una pequeña cantidad de un líquido radioactivo)
que le permitirá al médico ver la vejiga con mayor claridad.

– La solución salina y el isotopo radioactivo se usan para llenar la vejiga del niño por medio del
catéter.

– El líquido de la vejiga drena de regreso a la bolsa de la solución salina.

– La vejiga se puede llenar nuevamente con la solución salina y el isótopo radioactivo.
– A medida que su niño vacía su vejiga en un recipiente, generalmente también se expulsa el
catéter.- Si su niño no puede vaciar la vejiga, el técnico le puede ayudar, poniendo agua tibia sobre la piel.

Durante este proceso de llenado y drenaje se toman imágenes de la vejiga de su niño.
Su niño tiene que permanecer acostado, muy quieto, durante el examen.
El examen se puede demorar una hora o más, pero puede tomar aún más tiempo, según las
necesidades del niño. Mientras se hace el examen, su niño puede ver televisión; también tenemos
videos y CD’s.
Nota: Usted puede permanecer con su niño durante el examen. En la sala de examen no se permiten
hermanos, hermanas ni madres embarazadas.

 

¿Necesita mi niño alguna preparación para el examen?
No se necesita ninguna preparación, y no permita que su niño orine antes del examen.

¿Quién hace el examen?
El técnico inserta la sonda, llena la vejiga con el isótopo radioactivo y toma las imágenes.
¿Quién mira las imágenes?
Un radiólogo pediatra, médico especializado en radiología de niños, mira todas las imágenes, le envía un
informe al médico de su niño y posiblemente también hable con él.
¿Existen algunos riesgos?
En general, la radiación es un riesgo. Sin embargo, la cantidad de radiación que se utiliza es la
mínima necesaria para obtener las mejores placas.
La cantidad que se emplea de isótopo radioactivo es tan pequeña, que no representa un gran riesgo.
Su dosis se calcula con base en el tamaño y peso del niño.
¿Qué pasará después del examen?
El técnico le dará instrucciones especiales y le dirá cuando se puede ir su niño. Haga que su niño tome
bastante líquido hasta que se acueste hoy en la noche. Esto ayuda a eliminar el isotopo radioactivo de su
cuerpo.
¿Cuándo puedo conocer los resultados?
El radiólogo revisará las imágenes y le enviará un informe al médico de su niño.
Si hay algún problema severo que requiera tratamiento, el médico de su niño será notificado antes de
que usted abandone el departamento de radiología.
En uno a dos días hábiles, el médico de su niño le contactará para darle los resultados del examen.
Si después de tres días hábiles usted no sabe los resultados, llame al médico de su niño.
¿Cómo puedo ayudar a mi niño?
Hay estudios que demuestran que los niños aceptan mejor los procedimientos médicos cuando se les
prepara con suficiente anticipación; y que los padres pueden ayudar mejor a sus niños, cuando ellos
mismos también están mejor preparados.
Bebés
Aunque usted no le puede explicar el examen al bebé, usted sí puede ayudarle a sentirse más seguro si:
Le trae su cobija, juguete o chupete favoritos.
Consuela al niño con su presencia y su voz.
Le trae un biberón con jugo o fórmula para dárselo después de terminado el examen.

 


También te podría gustar...