Paste your Google Webmaster Tools verification code here

Cómo tratar las lombrices intestinales

Se denomina comúnmente lombrices intestinales a una infección del intestino ocasionada por parásitos blancos y finos que, concretamente, quedan alojados en el intestino grueso y que, posteriormente, depositan sus huevos alrededor del ano dando lugar a síntomas como picor intenso en esa zona, irritación y enrojecimiento. Cualquiera puede padecer de oxiuriasis, que es como se llama médicamente, pero se observa con muchísima más frecuencia en niños que tienen entre los 5 y 14 años de edad, ya que en este periodo el contagio de la infección ocurre con más facilidad.

  • La infección por lombrices intestinales se adquiere cuando una persona de forma totalmente involuntaria ingiere los huevos microscópicos de estos parásitos, los cuales pueden encontrarse en las manos de los afectados, especialmente en la zona de las uñas, o en aquellos objetos que hayan utilizado o tocado. Una vez ingeridos, los huevos llegan hasta el intestino delgado, donde se convierten en larvas, las cuales se trasladan al intestino grueso que es donde crecen y se vuelven adultas, adoptando la forma y el tamaño que tienen estos gusanos blancos y finos cuando se pueden ver en el área perianal o en las heces.

    Pasados unos dos meses de dicha infección, los parásitos hembras se reproducen y depositan sus huevos, concretamente, en los márgenes del ano y es cuando se pueden experimentar síntomas como los siguientes:

    • Picores o purito en la zona anal, el cual suele ser más intenso durante la noche.
    • Irritabilidad, nerviosismo y dificultades para dormir plácidamente.
    • Piel irritada y enrojecida debido al continuo rascado con las uñas.
    • Si la infección se traslada hacia la zona vaginal, las niñas o mujeres pueden presentar picores e irritación en sus genitales.
    • Solo en casos muy graves, el afectado puede sufrir pérdida de apetito y bajada de peso.
  • En el caso de que presentes algunos de los síntomas anteriores o sospeches que tu hijo puede tener lombrices intestinales, es fundamental que acudas al médico lo más pronto posible. El especialista explorará la zona perianal en búsqueda de estos pequeños gusanos para confirmar el diagnóstico, pero es probable que estos no sean visibles en ese momento ya que se suelen observar durante la noche, momento en el que dejan sus huevos alrededor del ano. Por este motivo, puede ser que el médico te pida que tú mismo te realices un autoexamen en casa, en el cual tendrás que colocar un trozo de cinta de celofán sobre la piel que hay alrededor del ano y retirar posteriormente. Es conveniente que lo lleves a cabo por la mañana justo antes ir al baño o ducharte, ya que después de estas acciones es muy probable que los huevos ya no estén. Luego, el especialista examinará la cinta mediante un microscopio para encontrar los huevos de las lombrices.

    Si, por el contrario, crees que tu hijo puede estar sufriendo de oxiuriasis, entonces te aconsejamos que esperes a que se duerma por la noche y, cuando lo haga, procedas a revisar su zona perianal con cuidado. Separa sus nalgas y utilizando una linterna, alumbra los márgenes del ano y observa si este tipo de parásitos están presentes. Además de esto, otra forma es observar la apariencia de sus heces, pues en muchas ocasiones son visibles una especie de filamentos blanquecinos.

  • Para tratar las lombrices intestinales, el médico o pediatra posiblemente te recetará la toma de algún tipo de fármaco oral antiparasitario, el cual sirve para acabar con los parásitos adultos generalmente en una sola dosis. No obstante, es normal que además se recomiende una segunda dosis de dicho medicamento unas 2 semanas después para eliminar todos aquellos huevos que surgieron a partir del primer tratamiento. Es fundamental respetar en todo momento las indicaciones médicas en cuanto a la dosis y la duración del tratamiento para que este sea efectivo.

    Así mismo, al ser de fácil contagio, es probable que otro u otros miembros de la familia estén infectados, por lo que también deberán realizar el tratamiento adecuado.

  • Además de la medicación oportuna, es muy importante tener en cuenta una serie de cuidados y medidas de higiene tanto para aliviar los síntomas como para prevenir que otras personas de alrededor se contagien y padezcan de lombrices intestinales:

    • La persona con lombrices intestinales debe evitar rascarse la zona perianal para no ocasionar irritación o infección en la piel. Se puede encontrar alivio llevando a cabo baños de asiento con agua tibia durante al menos unos 20 minutos. También debe lavar la zona rectal y sus genitales una vez al día con agua y un jabón de ph neutro.
    • Es preferible que la persona con oxiuriasis duerma con un pijama cerrado, así evitará rascarse y los huevos no pasarán a las sábanas u otras superficies.
    • Mantener las uñas cortas para evitar daños durante el rascado.
    • Tanto el afectado como los demás miembros de la familia deben lavarse las manos de manera frecuente, especialmente después de ir al baño, antes de la comida, después de cambiar un pañal, etc.
    • Lavar muy bien la ropa, la ropa interior y la ropa de cama que el afectado haya estado utilizando antes de finalizar el tratamiento. Sus prendas se deben separar de las del resto de personas y con agua caliente.
    • Desinfectar muy bien el inodoro.
  • Por último, a modo de suplemento a todo lo anterior puedes recurrir a algunos remedios naturales para combatir este tipo de parásitos y favorecer tu bienestar digestivo. Entre las opciones más eficaces, se encuentran tomar una infusión de hidrastis, epazote o ajenjo y el consumo de semillas de calabaza, papaya, ajo o extracto de pomelo; descubre todos los detalles acerca de la forma de consumo y de sus propiedades consultando el artículo Remedios caseros para eliminar parásitos intestinales.

Fuente: http://salud.uncomo.com/

 


También te podría gustar...