Paste your Google Webmaster Tools verification code here

Cómo tener un corazón sano

Es importante cuidar de la salud del corazón para conseguir llevar una vida saludable y reducir el riesgo a padecer afecciones cardiovasculares que pueden poner en peligro nuestra salud. Optar por prácticas de vida saludables que incluyan una correcta alimentación, la práctica de ejercicio y la tranquilidad te ayudarán a disfrutar de un cuerpo más fuerte y sano.

 

  • Somos lo que comemos, eso es algo más que evidente ya que nuestro organismo funciona correctamente gracias a los nutrientes que insertamos con cada comida. Así que para conseguir que todos tus órganos funcionen de forma óptima es esencial que llenes tu cuerpo de ingredientes nutritivos y, por contra, dejes de lado otras propuestas más grasosas y menos saludables.

    Así que, para conseguir un funcionamiento óptimo de tu corazón es importante añadas a tu dieta alimentos sanos como los siguientes:

    • Pescados ricos en Omega 3: este tipo de alimento es uno de los mejores para proteger tu corazón ya que son ricos en ácidos grasos esenciales que solo pueden obtenerse mediante la comida pues nuestro cuerpo no los genera de forma natural. Buenas opciones son pescados como el atún e, salmón, los boquerones o el bacalao.
    • Frutos rojos: son alternativas muy saludables para nuestro corazón ya que aportan grandes beneficios para este órgano vital. La mayoría de ellos suelen ser antioxidantes algo que reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares reduciendo, por tanto, la posibilidad de padecer ataques o infartos. Además aportan potasio y magnesio, minerales perfectos para mantener la presión arterial en los niveles recomendados.
    • Aceite de oliva: es uno de los alimentos con grasas saludables más recomendados para tener un corazón sano. El aceite es rico en polifenoles, un componente idóneo para reducir el colesterol en la sangre y proteger, así, los vasos sanguíneos.
    • Avena: es una opción repleta de fibra, un componente ideal para mejorar nuestro sistema cardiovascular ya que ayuda a reducir la absorción de grasa en nuestro cuerpo mejorando el tránsito intestinal.
    • Frutos secos: al igual que los pescados, los frutos secos son ricos en ácidos grasos esenciales un nutriente ideal para conseguir que nuestro órgano vital funcione correctamente y esté protegido ante afecciones.
    • Alimentos ricos en fibra: alternativas como vegetales de hoja verde, legumbres o fruta son también ideales para conseguir que nuestro cuerpo reduzca la grasa del organismo, regule el colesterol y consiga depurar el organismo de forma natural.
  • De igual forma que hay algunos alimentos recomendados para el corazón, hay otros que es mejor evitar al máximo pues pueden perjudicar el riego sanguíneo, bloquear las arterias y hacer que aumente el riesgo a padecer alguna cardiopatía. A continuación te listamos estos alimentos para que los elimines de tus hábitos alimenticios:

    • Sal: este ingrediente es uno de los causantes de la hipertensión además pueden llegar a taponar las venas y, por tanto, impedir que la sangre circule por el organismo, es decir, impedir que los órganos se oxigenen.
    • Grasas: tanto los fritos como la bollería son alimentos grasos que suelen contener tanto grasas trans como saturadas, dos enemigos del corazón. Así que reduce la toma de estos ingredientes y conseguirás trabajar para una vida más sana.
    • Carne procesada: un estudio publicado por la OMS alertó de que las carnes procesadas pueden producir cáncer, sobre todo, de colon. Esto es porque contiene ingredientes y químicos que se introducen para garantizar su conservación y/o aumentar el sabor y que, por contrario, son tóxicos para nuestro cuerpo. Además este tipo de preparado es muy rico en grasas saturadas así que puede también llegar a bloquear las arterias con cúmulos de grasa.
    • Carne roja: el mismo estudio de la OMS del que acabamos de hablar también advertía sobre el consumo de carne roja, un tipo de alimento que contiene un alto nivel de grasas saturadas que son perjudiciales para el organismo.
  • Además de tener en cuenta aspectos relacionados con la alimentación, para poder tener un corazón sano es esencial que comiences a practicar ejercicio físico para activar la circulación de la sangre, bombear el corazón y ejercitar todo tu cuerpo. Ten en cuenta que, gracias al deporte, el corazón bombea más rápido y esto permite que la sangre circule mejor y llegue a todos las partes de nuestro cuerpo.

    Si nunca has practicado ejercicio puedes comenzar caminando. No se trata de dar un paseo sino que tendrás que andar a marcha rápida una media hora al día y, así, cada semana podrás ir aumentando unos 10 minutos. Lo ideal es caminar unos 45 minutos cada día para conseguir que nuestro cuerpo funcione correctamente y nuestro corazón también.

    Otro ejercicio cardiovascular perfecto es la natación ya que es un tipo de gimnasia que puede ser suave, que trabaja todos los músculos y que mejora la respiración. Del mismo modo, el aquagym es también una práctica muy recomendada pues los ejercicios en el agua son más costosos de hacer y se consigue aumentar la resistencia y la condición física.

    El yoga o el pilates también son buenas opciones que te ayudarán a ejercitar tu corazón, mejorar tu respiración y fortalecer tus músculos. Si quieres saber más al respecto, te invitamos a leer nuestro artículo sobre los mejores ejercicios para el corazón.

  • Es importante que, también, optes por una vida relajada y tranquila ya que el estrés y la ansiedad pueden ser factores desencadenantes de una crisis de corazón. Ten en cuenta que el exceso de tensión puede terminar haciendo que una arteria se rompa y, por tanto, ocurra un accidente cardiovascular así que opta por una vida tranquila, alejada del estrés y, si no sabes cómo hacerlo, una buena manera es realizar prácticas como la meditación que te ayudarán a dejar la mente en blanco, a desconectar y a adentrarte en tu interior.

    Del mismo modo es esencial que descanses correctamente y duermas al menos 7 horas al día. Si tu cuerpo no está descansado se aumenta el riesgo a padecer taquicardias o padecer el síndrome metabólico.

  • Dejar el tabaco también es una de las prácticas vitales para poder tener un corazón fuerte y sano. Ten en cuenta que el humo de los cigarros contienen tóxicos que colapsan las arterias y, por tanto, nuestro corazón debe aumentar el trabajo para bombear la sangre. Además, el monóxido de carbono sustituye el oxígeno en la sangre.

  • Muchos estudios médicos demuestran que tomar una cantidad moderada de alcohol diariamente puede proteger el corazón (1 o 2 vasos de vino al día como máximo). Pero si nos excedemos en el consumo de esta sustancia, ya no aprovechamos los beneficios y adentramos en nuestro cuerpo una gran cantidad de toxinas que pueden alterar nuestra presión, nuestros latidos y fomentar la aparición de afecciones coronarias.

    Además no debemos olvidar que el alcohol contiene muchas calorías y, por tanto, aumenta la cantidad de grasa saturada que hay en nuestro organismo algo que, como ya hemos visto, afecta de forma nefasta al cuerpo humano.

  • Este artículo es meramente informativo, en unComo.com no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Fuente

 


También te podría gustar...