Paste your Google Webmaster Tools verification code here

Cómo proteger el hígado

img_como_proteger_el_higado_40553_300El hígado es el órgano más grande de nuestro cuerpo y es el responsable de una serie de procesos esenciales para nuestro organismo. Almacena energía, metaboliza los alimentos que consumimos, absorbe los nutrientes y el oxígeno de la sangre, y ayuda a descomponer los medicamentos y toxinas. Si el funcionamiento del hígado no es el correcto podremos sufrir, dolores de cabeza, mal aliento, mala digestión y metabolismo lento.

  • El consumo de alcohol en exceso puede ocasionar daños graves en el hígado. El alcohol es una sustancia que hace que el hígado trabaje más de la cuenta para digerirlo y asimilarlo. Por esta razón cuando se consume en exceso sus consecuencias pueden llegar a ser mortales, produciendo inflamaciones (hepatitis) o cicatrices (cirrosis). Igualmente, el tabaco desprende toxinas que ponen en peligro la salud celular del hígado.

  • A la hora de proteger nuestro hígado es importante una buena alimentación. Los alimentos ricos en antioxidantes protegen el hígado de sustancias que pudieran alterar las células sanas, y que a largo plazo pueden causar enfermedades como cáncer. Algunos de los alimentos antioxidantes son: alcachofas, manzanas, fresas, arándanos, nueces, moras, verduras de hojas verdes, entre otros. Evita las comidas procesadas y altas en grasas saturadas, pueden causar la aparición del hígado graso.

  • La actividad física es importante para mantener el buen funcionamiento de nuestro cuerpo y nos ayuda a producir enzimas y mejorar la función hepática. Al hacer algún deporte debemos estar conscientes del proceso de hidratación, ya que nos ayudará a depurar el hígado de cualquier residuo que se pueda acumular. Si practicas algún deporte extremo, evita golpear esta zona.

  • Algunos medicamentos como los analgésicos pueden dañar el hígado, por lo cual es recomendable consumirlos bajo supervisión médica. Debido a que una de las funciones del hígado es descomponer los medicamentos para la correcta absorción en nuestro organismo, cuando se detectan dosis muy altas, se producen grandes cantidades de toxinas que el hígado no podrá depurar y que a su vez producirá un gran daño en el mismo.

    También debemos evitar el consumo de nutrientes como las proteínas. Cuando los tomamos de manera prolongada el hígado se sobre carga, y puede traer como consecuencia dolencias posteriores en este órgano.

  • La higiene personal también es importante cuando se trata de proteger nuestro hígado. Utiliza métodos anticonceptivos para tener relaciones sexuales seguras y prevenir el contagio de hepatitis B y C. Evita compartir objetos de higiene personal. También puedes vacunarte contra la hepatitis A y B para prevenirlas.

  • En caso de necesitar algún analgésico visita a tu médico para que te recete la dosis adecuada que debes tomar. Recuerda que consumirlos en exceso puede ser tóxico para tu organismo.

  • Este artículo es meramente informativo, en unComo.com no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Fuente

 


También te podría gustar...