Paste your Google Webmaster Tools verification code here

Cómo prevenir el cáncer de mama

Según datos de la Organización Mundial de la Salud el cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres tanto en países desarrollados como en naciones en vías de desarrollo, se trata de una condición que cada vez cobra más víctimas dificultando su tratamiento especialmente cuando el mismo se diagnostica en fase tardía. Conocer los factores de riesgo de esta enfermedad y cuidar nuestra salud mediante chequeos frecuentes resulta indispensable para disminuir la incidencia en su aparición. En unComo.com te explicamos cómo prevenir el cáncer de mama tomando las riendas de aquellos aspectos que pueden ser controlados por ti.

 

  • ¿Se puede prevenir el cáncer de mama?


    Lamentablemente no existe una fórmula completamente efectiva para prevenir el cáncer de seno, sin embargo sí podemos reducir al mínimo todos aquellos factores de riesgo modificables que pueden dar lugar a la aparición de la enfermedad. El chequeo médico y a nivel personal frecuente, llevar un estilo de vida sano y acudir a un especialista ante la mínima molestia o sospecha son medidas fundamentales para disminuir las posibilidades de su aparición.

    Algunos factores de riesgo del cáncer de mama que no se pueden controlar son:

    • Ser mujer
    • Ser mayor de 45 años, momento a partir del cual se presentan la mayoría de casos.
    • Contar con un familiar directo que haya padecido cáncer de seno, por ejemplo madre, padre o hermanos.
    • Contar con mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2
    • Haber padecido cáncer de mama con anterioridad, lo que aumenta el riesgo de sufrirlo de nuevo.

    Aquellos factores de riesgo que pueden ser controlados por nosotras son:

    • Padecer obesidad.
    • Llevar un estilo de vida sedentario.
    • Ser fumadora durante muchos años.
    • Realización de terapias de remplazo hormonal durante la menopausia.
    • Beber alcohol.
  • Mantener el peso adecuado


    Evitar la obesidad, especialmente después de la menopausia, es una buena forma de prevenir el cáncer de mama pues esta condición influye directamente en la producción hormonal aumentando la posibilidad de contar con esta condición.

    Cuando la mujer se encuentra en edad fértil los ovarios son los encargados de producir la mayor parte de estrógenos de nuestro cuerpo, mientras que el tejido adiposo produce una pequeña parte. Pero cuando se entra en la fase de la menopausia y la mujer cuenta con obesidad el tejido adiposo puede comenzar a producir estrógenos en exceso, aumentando la posibilidad de sufrir cáncer de seno. Cuidar la alimentación y mantener un peso adecuado es importante para prevenir estas y otras enfermedades derivadas del sobrepeso, como la diabetes, el colesterol alto o el hígado graso.

    Mantener el peso adecuado
  • Realizar ejercicio físico


    El sedentarismo es uno de los factores que incide en la aparición de cáncer de mama, aumentando también la posibilidad de padecer obesidad. Realizar ejercicio físico con frecuencia practicando 4 o más horas de actividad física a la semana, puede disminuir la posibilidad de padecer esta condición al fomentar hábitos de vida más saludables y favorecer la lucha contra la formación de radicales libres.

    Realizar ejercicio físico
  • Acudir a chequeos ginecológicos anuales


    Visitar al ginecólogo una vez al año para un chequeo de rutina resulta fundamental, sin embargo esto se hace aún más obligatorio si se cuenta con casos de cáncer de seno en la familia, especialmente cuando quienes lo han padecido son familiares directos. Tu médico debe estar al tanto de esta información e iniciar los exámenes de mamografía cuando lo considere oportuno o una vez al año a partir de los 40 años.

    Acudir a chequeos ginecológicos anuales
  • Autoexamen de seno ¡tócate!


    El autoexamen de seno es fundamental para detectar cualquier anomalía en la zona desde su fase inicial, y es que aunque esta medida no es una solución preventiva del cáncer de mama sí se trata de una sugerencia básica para que nosotras mismas nos convirtamos en las guardianas de nuestra salud. Ante cualquier bola, dureza o sensación anómala y poco habitual, resulta básico consultar a nuestro ginecólogo.

    En nuestro artículo cómo realizarse el autoexamen de seno te explicamos el modo de revisar esta área para descartar la presencia de anomalías.

    Autoexamen de seno ¡tócate!
  • Evitar las terapias de reemplazo hormonal


    La disminución en la producción de estrógenos que tiene lugar en la menopausia hace que las mujeres enfrenten una serie de cambios físicos importantes y determinantes. Algunos de estos cambios pueden afectar el estado de ánimo y disposición de la mujer, por lo que se acude de forma frecuente a terapias de reemplazo hormonal combinadas con el fin de palear estas molestias, sin embargo este tratamiento ha demostrado según recientes estudios que aumenta el riesgo de padecer cáncer de seno, por lo que es conveniente evitarlo.

    Recurrir a tratamientos naturales para reducir los síntomas y llevar un estilo de vida saludable pueden disminuir la presencia de los síntomas de la menopausia y mejorar la calidad de vida de la mujer durante esta etapa de cambios.

    Evitar las terapias de reemplazo hormonal
  • Hablar con el médico en caso de alto riesgo de cáncer de mama


    Si en tu familia hay varios casos de cáncer de mama o si sospechas que cuentas con la mutación de los genes BRCA1 y BRCA2, resulta muy importante visitar a tu ginecólogo y plantearle tus dudas para que te ofrezca las mejores soluciones. Las pruebas genéticas para detectar este tipo de mutaciones son una buena alternativa en pacientes con historias familiares de cáncer de seno, sin embargo solo un especialista podrá indicarnos la mejor opción según nuestro caso.

    Hablar con el médico en caso de alto riesgo de cáncer de mama

 

 


También te podría gustar...