Paste your Google Webmaster Tools verification code here

Cara

Una radiografía de la cara es una serie de imágenes de los huesos de la cara. Un tipo de radiografía de la cara (llamado serie de los senos paranasales) examina las cavidades llenas de aire (senos paranasales) alrededor de la nariz y de los ojos.

Las radiografías son una forma de radiación, al igual que la luz o las ondas de radio, que se concentran en un haz, de modo muy similar al haz de una linterna. Los rayos X pueden atravesar la mayoría de los objetos, incluido el cuerpo humano. Los rayos X forman una imagen al activar un detector que expone una película o envía la imagen a una computadora. Los tejidos densos del cuerpo, como los huesos, obstruyen (absorben) muchos de los rayos X y adquieren un color blanco en una imagen radiográfica. Los tejidos menos densos, como los músculos y los órganos, obstruyen los rayos X en menor medida (una mayor cantidad de rayos X logra atravesar el cuerpo) y aparecen como sombras grises en una radiografía. Los rayos X que solo atraviesan el aire, como a través de los pulmones

Una radiografía de la cara ayuda a encontrar fracturas óseas, tumores, cuerpos extraños, infecciones y crecimientos anormales o cambios en la estructura ósea o en el tamaño. Se puede tomar una radiografía del ojo (cavidad orbitaria) cuando el ojo ha sufrido una herida. Podría ser necesaria una tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés) para comprobar los problemas que se ven en la radiografía.


También te podría gustar...